¿Quieres ser editor? Esto es lo que necesitas saber para ser el mejor.

Pocas cosas son más difíciles en el mundo que ser objetivo cuando se lee un texto. Esas palabras escritas son producto de las experiencias o imaginación de alguien que dedicó tiempo en construir una historia.

Así el autor sea una pluma experta, para cualquier lector es inevitable deducir información o interpretar hechos. Y, a fin de cuentas, el editor es, primero que todo, un lector de ese texto.

Ahí esta el gran reto profesional de un buen editor: mantener su subjetividad lejos de la historia para aportar sin juicios de valor.

Y ten en cuenta algo: a veces tu trabajo como editor empieza antes de ver el texto. Es muy común que debas participar, incluso, en la estructuración del texto. Si esto sucede, debes ser aun más cuidadoso con los límites. Tu trabajo nunca puede interferir en la idea del autor y menos cambiarla. 

No pienses en ese texto de foma personal. Que tu mantra sea siempre “no es mi escrito, es el de mi autor”.

¿Sigues entusiasmado con ser editor? Es el mejor trabajo del mundo

Deja un comentario